Nueva sentencia del Tribunal Supremo respecto a la plusvalía municipal

La plusvalía municipal es el impuesto obligatorio que hay que pagar cuando se vende, se hereda o se acepta una donación y se obtiene un beneficio a cambio; es decir es la tasa que se añade a la cantidad que se gana. Oficialmente se conoce como Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (IIVTNU).

Su base imponible se calcula en función del valor catastral de la propiedad y del tiempo que ha transcurrido desde que el vendedor, donante, o fallecido, lo haya mantenido. Una vez se hayan obtenido estos datos se deberá aplicar el incremento del precio que haya experimentado el bien en cuestión más el tipo de gravamen que haya fijado el ayuntamiento del municipio en el que se encuentre.

El pago de la plusvalía municipal suele ir a cargo del vendedor, la mayoría de las veces. Solo si la propiedad pertenece a un vendedor cuya persona física no reside en el país será el comprador quien deba abonarlo.

Si se trata de una venta el pago deberá hacerse en el plazo máximo de treinta días a partir de la transacción, mientras que si se trata de una donación o herencia el plazo será de seis meses prorrogables a un año. El abono debe hacerse en el ayuntamiento al que pertenezca la propiedad.

Sentencia de 9 de diciembre de 2020

Hasta ahora, los fallos en torno a este impuesto lo declaraban nulo cuando la venta el inmueble genera pérdidas al contribuyente o cuando el importe a pagar por el contribuyente era mayor que la ganancia real obtenida. Sin embargo, siempre que el impuesto fuera inferior al beneficio —aunque solo fuera por un euro—, el contribuyente estaba obligado a pagar.

En una reciente sentencia de 9 de diciembre de 2020, el alto tribunal ha declarado nula la liquidación de este impuesto cuando la cuota a pagar por el contribuyente coincide con la riqueza gravable. De manera que el Supremo rechaza que pueda recaudarse todo o casi todo el beneficio obtenido. Hacerlo resultaría «confiscatorio» y, por tanto, inconstitucional.

Es decir, puede existir incremento de valor, pero si la cuota tributaria absorbe dicho incremento se procede la devolución de lo pagado.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies